Algo que es curioso
(Sí, casi todo es curioso
(y lo que no es a la vez lo es
por no serlo))
Es la tensión que puedo sentir
(o más bien siento)
En ambientes de “mucha moda”
“Mucho dinero”
(entre comillas porque podría
ser mucho mayor)
¿De dónde viene?
Siento casi inmediatamente un juicio
(¿Existe o no?
(Al menos dentro de mí sí (?)))
De que ahí no pertenezco,
De que soy presencia indeseada,
De que mancho la imagen
(y la reputación)
¿”Demasiado fachoso”?
¿”Pandro power”?
No estoy “peinadito”
Mi ropa no deslumbra con sus telas finas
(¿y aparente limpieza?
(nunca gastaría tanto en una de esas prendas))
¿Y también es mi piel morena?
¿Y cierto trauma de “fealdad”?

En parte es curioso
Porque es en esos lugares
Donde debería llegar la revolución
¿Cuántos dólares por una bebida,
para estar en una terraza acondicionada,
con personas similares en aspiraciones
(¿probablemente? al menos la de estar ahí)
con vista a la capital del mundo?
Reír y disfrutar la vida
(junto con música sin espacio para peticiones)
desde la cima del mundo,
“Es viernes, celebremos en Nueva York”
(aunque ya ha de estar dado por hecho
el lugar en el que están, no sé)

Y es curioso porque uno trae todas estas ideas
Tal vez una voz muy fuerte en papel
(o en pantalla digital)
En búsqueda de hablar con el corazón
(que más bien está en la mente)
Ideas de cambiar al mundo,
Y uno llega ahí,
Y luego luego siente esa tensión,
Esas no ganas de interrumpir
Esa predisposición al juicio
La noción de que son intocables
Y entonces uno se oprime,
Se siente incómodo,
Se quiere ir.

Y bueno, no es que fuera ahí para causar un revuelo
La idea era más bien conocer, pasar un buen rato
Pero hace dudar sobre la propia fortaleza
El auto-encerrarse de inmediato
(Supongo que la magia de la escena es poder salir
Sin importar quién esté)
El no darse un lugar
El sucumbir
El no poder pararse
Y el pensar
“Tal vez sí nada de esto se puede cambiar”

Alguien podría argumentar
(yo mismo si nadie más se ofrece)
Que bueno, es normal
Que nadie en realidad es tan fuerte
Que es signo de fortaleza el poderlo externar
(¿Por qué la aspiración es la fortaleza?
(¿Selección natural?))
Que tal vez muchos nos sentimos así
Que se agradece ponerlo en letras.
Una de las voces en la cabeza que indica a seguir
Tal vez este es mi castillo

(Paréntesis:
¿cómo sería una “batalla de rap pacifista”,
o “batalla pacifista de rap”?)

Y bueno, es fácil decir
“Solo está en tu cabeza,
Sé fuerte”
“Imagina que estás en escena
(toda la vida)”
Agradezco dichos dichos
Yo mismo me los he mencionado.
Pero tal vez esa no sea la forma de abordarlo.
(No sé, quién sabe,
nadie sabemos nada)

¿De dónde saco la seguridad para externar mis dudas?
¿Cómo es que busco la privacidad digital
y simultáneamente externo
lo que me hace vulnerable?
(¿qué no alguien podría leer por acá,
y maquinar un acto impactante?)
Más que quejas o autocompasión
(¿por qué he de justificarme?
¿por qué desacreditamos la autocompasión?)
Identifico que la fuerza que me mueve
Para con cierto trabajo externar estos
Patrones de letras
Es el poder entablar alguna conexión
(Un puente hecho con tablas
para pasar encima del cemento fresco)
Abres el cráneo y externas la masa en su interior
Es un ofrecimiento extraño para la comunidad
“Te otorgo respuestas en mi laberinto,
tal vez sean isomórficas en el tuyo
(Al final no somos
(no podemos ser)
tan diferentes como humanos)
y si no pues ya tienes un dato curioso,
un recuerdito,
o una reliquia (gracias (?))”

Alguien podría decir
(¿Siempre se trata de qué podría decir alguien
(que ya sabemos que de inicio soy yo mismo)?
Supongo que es alguna clase de diálogo anticipado
(¿ingenuo querer adelantar las respuestas?))
Que no hay necesidad de tomárselo en serio
O tan en serio.
Regresando a hablar de la terraza,
Por qué no llegar y ya,
“Sentirse seguro”,
Entender que tienes un lugar ahí
Así como todos los demás
Además de que estás en una ciudad plural
En la que probablemente hay el mínimo interés
Por hacer notar las diferencias
(Además es viernes y es fiesta)
Por qué no ponerse a bailar y ya.
Agradezco el comentario,
como digo,
de inicio viene de mí mismo,
sí se acrecenta o hace más fuerte
pensando en que más personas lo respaldan
(“mi barrio me respalda”)
Es parte del conflicto interno,
justo el conflicto implica una lucha
(y no sé qué tan justo eso sea)

Imagino algunas caritas
Discutiendo con otras caritas
Tal vez personas conocidas, tal vez no
Pero al final todas voces
(¿o entes completos?)
en mi mente.
He hablado de cómo como personas
en nuestra naturaleza
estamos muy alejadas de nuestros ideales
Por más que traigamos toda esta banda detrás
Haciéndonos ver nuestro valor,
y/o el que no tenemos por qué preocuparnos,
(Paréntesis: a alguna maestra de español
en alguna ocasión
no le gustó que haya usado un “y/o”
dentro de un título que debería tener la
intención de ser claro,
¿tal vez todos estos son
“¿ensayos? y/o ¿musicales?”?)
Llega la situación social
Junto con las fuerzas instintivas
(¿evolutivas? además condicionadas)
Los mecanismos de defensa disparan
(¿nos disparan en el pie?)
Vemos que no somos tan fuertes
(¿o cómo decirlo sin hablar de “fortaleza”?)
Como pensábamos
o como quisiéramos serlo.

Y bueno, sí,
Uno se siente mal,
Por no estar a la altura de sus propias expectativas
Típica autorecriminación y consolación
“A la siguiente no voy a caer
Haré una ‘power pose’ previa
o simplemente recordaré
que no va a pasar nada malo”
Tal vez ese ciclo no lleve a nada más que a vueltas
(¿o tal vez sí?)
Otro acercamiento
(“approach” (¿abordamiento? (“forma de abordarlo”)))
Sería, en vez de llevar (estirar)
los ideales a donde muy difícil llegaremos,
Observarse y ver que uno ya es “ideal” en cierta manera.
Tal vez sí después llegaremos lejos en ese estirar
O tal vez no.
Pero tal vez todo este proceso de escribir y compartir
Implica primero aceptar.
[Se apagan las luces]
(se.)