Madrugada, comiendo palomitas.
Importante que la lectura incite a escribir
(Bitch Doctrine de Laurie Penny)
Vengo aquí porque la mente en insomnio está tratando de hallarse.
Hay tantos problemas de alto calibre (¿por qué la referencia a armas?) que no se sabe por dónde empezar.
El viernes escuchaba que había que empezar por las grandes preguntas, no por los pequeños pasos.
Veo relacionadas las materias que estoy tomando: Design for Discomfort, The Poetics of Space, Culinary Physics, Project Development Studio.
Pensando al respecto de proyectos, surge la misma noción: hay muchos problemas en el mundo, por dónde empezar.

Por un tiempo me incliné a pensar en la cuestión ambiental antes que la social
Finalmente si nos acabamos el mundo no hay sociedad que salvar.
Como sea, algo importante y curioso
En todas estas horas de estudio, investigación (insuficientes aún, claro está)
Es que realmente todo se puede rastrear hacia el neoliberalismo (actualmente), pero llevándolo más arriba todavía, todo se puede rastrear hacia el patriarcado.
Es abrumador ver todos los problemas interconectados, amarrados entre ellos;
“Ahora sí que por dónde empezar”, parafraseando arriba.
Es motivador leer a personas que llevan años enojades, investigando y publicando.

Parte del insomnio y de lo que hay que vaciar, también,
Es la cuestión de cómo conciliar todo esto como persona.
Esta semana ha tenido momentos de felicidad, de motivación, de orgullo, de ansiedad, de desmotivación, y de depresión.
Escribía hace poco sobre la sensación de absistencia de la retroalimentación inmediata de las redes sociales digitales.
Ahora parece que me pongo el pie queriendo hacer trabajos colaborativos, pidiendo participación a distancia.
Creo es injusto hablar de ponerse el pie, a fin de cuentas lo veo necesario y basado en esta noción de que la cultura (y culto) al individuo no nos lleva a mucho.
Pero llegamos al enfrentamiento de siempre con la realidad humana:
Obviamente me afecta que las personas no me contesten, no participen;
Las voces de las que he hablado llegan llenas de dudas “calientitas” listas para golpear,
Por qué alguien querría contribuir
Y hasta qué punto toda esta distancia no ha sido cultivada y provocada por mí
(¿Cómo resetearla?)

Hace poco escuchaba de la pérdida de la “accountability” (¿cómo decirlo en español?)
en las relaciones actuales, principalmente mediadas por tecnología.
Nos es muy fácil simplemente dejar de contestar.
Queremos todo fácil y rápido.
Todo desechable así como hemos estado siendo entrenados
(Lo interesante sería que ese entrenamiento tuviera un gran propósito en el futuro, pero no
Solo tiene que ver con ganancias y crecimientos inmediatos)

Y bueno, por otro lado está la cuestión de saberse con presencias incómodas
Abrumando a la pequeña audiencia con ideas que nos parecen urgentes
(Porque estamos inmersas en ellas)
Mientras que, entiendo, no cualquiera tiene la oportunidad de permitir al tapete movérsele
(Supongo que de alguna forma ese es nuestro rol como personas que estamos investigando y compartiendo)
Pero de nuevo (?), es difícil aislarse de esta dinámica de presionar, de pensar en “cómo hacer las ideas más digeribles”, de a veces sentir las ganas de una intervención mercadotécnica.
Como bien dice Mel, ¿por qué es que quiero esa audiencia?

De inicio veo urgente cambiar la situación ya que si no, no nos esperan vidas muy largas.
Y por otro lado siguen la individualidad y las ganas de atención…
Habrá que seguir con paciencia