Semana 48 – Julio 24 a Julio 30

Haz click aquí para ver el texto de Mel, y aquí para ver el texto de Sejo.


Hoy hicimos pirámides de arena
Sejo

Me adelanté en el post anterior, por lo que había “menos dias” sobre los cuales escribir en este. Lo bueno es que el tiempo fluye independientemente de nuestras separaciones o categorizaciones.

Empecé a escribir ensayos de aproximadamente (más de) mil palabras, para seguir con el intento de encontrarme. Al momento en que escribo esto hay cuatro, que pueden verse en la etiqueta correspondiente en el blog: https://escenaconsejo.org/tag/ensayos/
Me gusta la idea de enfrentarme. No quiero que haya más ambición que el hecho de expresar ideas (más de una en post se puede si así llevó el flujo) y de presionarme a hacerlo. Probablemente después de un rato los textos se conviertan en un repertorio o diario “interesante”, o tal vez se conviertan “granja de cultivo” de ideas a concretar de manera textual – no quiero preocuparme justo por esa pre-categorización, como indico en alguno de dichos textos. Entrenamiento, “exprimición” (y a la vez acto de vida, acto de arte, acto de resistencia (en primer lugar contra mí mismo (?))). Muy dramático, pero me siento bien así.

Un poco a partir de dichos ensayos (ya me han estado sirviendo), he pensado que tal vez podemos decir que nos dedicamos a realizar “preguntas multimedia” (ya lo puse así en Patreon (?)). Por un lado quita la limitante del “medio”, que puede ser un conflicto (como probablemente se ha visto en esta serie de escritos semanales (and elsewhere?(?))), y por otro lado abre lo suficiente el espectro del “fondo”, englobando sí el “espíritu de cuestionamiento constante” pero también la búsqueda de la justicia social e incluso las investigaciones de estrategias de composición (coreografía computacional y numérica).

Y bueno, pensando en “la duda” como objeto de estudio mismo (relacionado con realizar “preguntas multimedia”, pero entrando al nivel “meta”), todo lo hecho, lo que se hace, y lo por hacer, toma otra dimensión que me parece interesante. Involucra mi experiencia personal como autor y como ser humano (?), y también tiene que ver con mis intereses de los orígenes de la creatividad o de las decisiones creativas, cómo es que decidimos y qué pasa si bloqueamos el flujo normal sobre el cual decidimos. Además, ¿cuántos problemas en el mundo se solucionarían si nos diéramos libremente la oportunidad de dudar? cuestionar cómo son o hacemos las cosas sin automáticamente cargarse implicaciones negativas…


Decidir empatía
Mel

Si lees lo suficiente encontraras algún autor/a que piense lo que ya de por si querías pensar.
(O algo así leímos esa frase en un sitio de comics existencialistas jiji).

Muy cierto que cada un@ de nosotr@s decide qué piensa.

El derecho es la más grande farsa…je (y sí, tengo título de abogada). Porque por más que haya teorías de un “derecho natural”, es decir, que por el simple hecho de nuestra naturaleza humana tenemos derechos (en muy pocas palabras), al final del día si no se encuentran en una ley vigente en el gobierno que nos rija, no se pueden proteger esos derechos ni hacerse efectivos a nuestro favor. Es una invención humana (a veces, o mayoritariamente, con buenas intenciones… (¿como todo empieza? ju)) y es algo que “decidimos”* aplicar.
*(hablo en plural siendo muy optimista al partir de un supuesto donde las mujeres tienen igualdad de voz en qué se decide legislar)

Entonces, ¿porqué no reconocer humanos con derechos a tod@s? Decidir estar bien tod@s. Aceptar y decidir que tod@s tengamos (al menos “posibles”) las mismas oportunidades aceptando nuestras diferencias. Nada de estados mentales (o términos) de “minorías”. Enorme “face palm to the world” porque varios grupos oprimidos debemos de seguir luchando por “simples” ‘derechos’.

Antes pensaba que el valor y la virtud más importante a enseñar, promover y tener era el respeto… pero ahora pienso que es la empatía. Sé que pueden ir muy de la mano, y sin decir que el respeto no importa, solo que ahora pienso que debería tener prioridad la empatía. Hasta recuerdo tener una discusión al respecto con Sejo hace un tiempo, más lejano que reciente, pensando lo contrario y al parecer convenciéndolo. Pero ahora entiendo mejor como es que la empatía te puede poner cercanamente en los zapatos de otr@s. Mientras que parece que el respeto se puede limpiar las manos haciéndose de la vista gorda…

 

 

¿Y en dónde es esto posible? … En Nueva York ¡dónde más!

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. En mi opinión “el valor Y la virtud” (diferenciando) “más importante a enseñar” es el AMOR (así con mayúsculas). ;)
    Muchas saludos!

Deja un comentario