Semana 54 – Septiembre 4 a Septiembre 10

Haz click aquí para ver el texto de Mel, y aquí para ver el texto de Sejo.


Empiezan clases
Sejo

Parece que el tiempo voló, tal vez sí, ¿siempre vuela? El caso es que regresamos a clases en ITP el martes. Curioso porque esta primera mitad del semestre tengo dos clases en lunes, que por lo tanto apenas tendré mañana. Empezamos el martes con Project Development Studio ( https://escenaconsejo.org/category/blog/itp-blog/fall-2017/project-development-studio/ ) que es una materia en la que vamos desarollando proyectos individuales con las ventajas de tener estructura y retroalimentación grupal. Como se puede ver en el link, me estaré enfocando en la idea de una computadora movida por humanos. El miércoles tuve Poetics of Space ( https://escenaconsejo.org/category/blog/itp-blog/fall-2017/poetics-of-space/ ) materia enfocada en la creación de experiencias con sentido en el mundo de la “Virtual Reality”. En la categoría del blog iré poniendo los avances y notas al respecto. Por último el jueves tuve Culinary Physics, que trata sobre usar a la comida como “sustrato” para algo más. Es una materia del programa de Food Studies en conjunto con ITP. Tiene que ver con los temas de Food Studies, que son como la sociología de la comida, pero junto con la idea de ITP de hacer, diseñar, crear cosas (y fallar en el intento). Será interesante. Mañana lunes empieza Design for Discomfort, y también Digital Self-Defense; esta última con solo tres sesiones pero que viene al caso con temas que hemos estado explorando y abordando. Contaré al respecto en las siguientes semanas.

Ayer sábado fue la transmisión en vivo #50 en YouTube, culminando mis “100 días de Live Streaming”. Esto implica que terminé la serie de videos de Pixeles: Uno a Uno ( https://escenaconsejo.org/pixeles-uno-a-uno/ ) de la que me llevo mucho gusto y aprendizaje por compartir varias horas de recursos. Y en cuanto a los 100 días de transmitir en vivo, los primeros 50 en Facebook (y de alguna forma catalizadores de la investigación que nos llevó a salirnos de ahí) y los siguientes 50 en YouTube con videos sobre programación, me llevo una gran satisfacción. Inicié con dudas (las dudas siguen) y poca seguridad. Miedo, tal vez. Queriendo hacerlo porque me aterraba. Ahora me siento mejor. Sigo con ganas de mejorar cómo hablo -en estos videos trataba de poner atención al respecto, pero me puede seguir frustrando que no se me entienda. También ha sido una lección de “suficientemente bueno”: la calidad de la producción podría haber sido mejor, la planeación podría haber sido mejor… pero de haber esperado a eso, no hubiera habido nada. Y es mejor que exista el material. Todo paso a paso, pues siempre hay la posibilidad de mejorarlo (y no por eso el proceso y sus resultados parciales no son valiosos por sí solos – Mel estuvo siguiendo los videos y ha hecho cosas muy interesantes con los materiales).

Por último, ha sido curioso presenciar esta etapa de transición en la que ahora “nosotros” somos “Second years” y hay toda una nueva generación de “First years”. Recuerdo que hace un año me preguntaba cómo es que los de segundo se conocían o querían tanto, y si yo iba a salir de alguna forma de “la oscuridad” por mi forma de ser. Al final resulta que sí. Además me siento muy motivado para conocer, convivir, guiar. Hasta el momento las tres clases que he tenido han sido solo con Second years. A ver mañana si hay personas de primero para sentir todavía más el “contraste” entre el “ya saber qué onda” y el “qué está pasando aquí”.

 


Alteraciones
Mel

En la semana me atrasé un poco con lo que quería lograr hacer en ella porque se me atrevesó el US Open de Tennis. Me piqué porque me entró la nostalgia al recordar que en verdad me gusta ese deporte y todos los buenos momentos que me hizo pasar y todas las amistades que me ha dado. Curioso porque la iniciativa para empezar a practicar ese deporte no fue mía, fue de mi papá. Random.

Con Lennon la situación empieza a cambiar. Ya tiene mucha más confianza y también empiezo a notar un poco como va dejando la niñez, lo cual sumará retos. Además probablemente pasaré de ser solo su ‘nanny commute’ (como yo le llamo) a ser su niñera dos o 3 días a la semana. Eso incluye darle de cenar (aunque no cocinar, solo calentar), “asegurarse” que haga su tarea, prepare su cosas para el día siguiente, haga su rutina para ir a dormir y dormir no más tarde de las 9pm. La mayoría de esas cosas las hace sin mi ayuda, así lo quiere Kioka y está perfecto, luego siento que realmente no me necesitan, pero supongo me paga por estar tranquila y segura de que hay alguien que lo apoyará si algo surge.

Adecuándonos más a la dieta vegetariana, al informarnos aún más de la situación ambiental y todo lo que provoca la industria alimenticia, hemos dado el salto a la dieta vegana. Ya vamos para un mes o casi dos. Pensé que por el queso no lo íbamos a lograr. Pero ¿qué creen? ¡Las quesadillas han quedado atrás! Hemos perdido nuestra racha de comerlas diario jeje. Honestamente en ellas no he pensado, lo que si se me ha antojado ha sido mi helado. “¡Porque siempre hay un lugar para un helado!” (mi frase célebre de niña con la que un día convencí a mi mamá de comprarme un helado a pesar de no haberme terminado mi comida jiji). Ha sido una transición relativamente fácil. Una ventaja acá para nosotros es que no hay compromisos en los que surjan complicaciones por nuestra dieta… estando en México, sería muy diferente. Pero ¡fiu! ya convencid@s y con el callo (?), cuando visitemos espero fluya, porque un par de amigas con estas dietas si me han contado que de repente la pasan mal al no saber qué hacer muchas veces o hasta por ser material de burlas -.-.

La semana que viene hay varias visitas, o mejor dicho, coincidencias de estar al mismo tiempo en NYC. Bueno, la primera ya fue, un amigo de la familia, pero que ni saludó, aunque nos dejó en el front desk de su hotel un paquete que nos mandó mi tía Vero con dulces y chiles chipotle jeje. Viene Ingrid, una amiga de la carrera y del tenis. Y Lídice, que ya la he mencionado, siendo la tercera vez que vuela para acá. Me dará mucho gusto verlas.

Ya terminé de leer un 9eno libro en lo que va del año, y tengo otros dos empezados. He cumplido con mis ganas de leer este año y aunque empecé ‘lento’, pienso que voy muy bien y estoy contenta. El libro que terminé se titula “Bitch doctrine. Essays for dissenting adults.” de Laurie Penny, una periodista inglesa feminista. Son ensayos concretos con información que te permite entender o tener otra perspectiva de varios temas como género, política, cultura, derechos sociales; temas muy vigentes ahorita. Buen libro para posiblemente empezar a cambiar ideas y percepciones, para abrir la mente. ¡Cómo quisiera que varias personas cercanas lo leyeran! No por intentar que piensen como yo (porque tal vez sobra decir que me identifico y apoyo el criterio que muestra) y convertirl@s en feministas. Sino más bien para que entiendan mejor por todo lo que he pasado, veo y pasa por mi mente (sin que tenga que escribir practicamente el mismo libro), solo quisiera crear un lazo fuerte y algunas otras cosas en común para dejarme de sentir que no embono (?). Además de que entiendan que sé porque se piensa y actúa como se hace, y que aunque lo descalifico, personalmente no los culpo. Es un proceso, y algo hasta de prioridades. El cambio no se puede forzar, a pesar que desde mi lado lo vea como una mejora y algo importante. Tengo que ser paciente y tener esperanza -such a hard thing for me to say-.

Y por último menciono que una de las secuelas de salirse de redes sociales y obviamente no tenerlas en mi celular , es que mi teléfono me aburre(?) la mayor parte del tiempo y me desespera. Me desespera porque solo es ansiedad, o costumbre, de esperar los iconos rojos que te avisan que algo te está esperando y te pide que lo veas, que detengas lo demás y prestes atención a eso. O la mente quereriendo distraerse y dejar de pensar -literalmente(?)-. Pero ¡¿poooor?! porque tampoco me ‘divertían’ antes ni extraño esos sitios como para que esté sintiendo esto, más que al darme cuenta que no me agregaban casi nada de valor, eso fue una de las razones para salirse de tal abismo. ¡¿Entonces?! … acabo de pensar escribiendo que me pasa sobretodo cuando estoy sola o necesito una “pausa”. ¿Acaso ya no sé estar sola? pero me gusta estar sola… el tiempo dirá o espero se deshaga de lo que me puede parecer una adicción al celular (?). (tal vez de situaciones así surge el éxito de los “spinners”… baia baia).

 

 

¿Y en dónde es esto posible? … En Nueva York ¡dónde más!

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Sejo: interesantes materias, interesante segundo año. Felicidades por los 100 días!
    Mel: por qué no haces ahora tú los 100 días con las ideas que quieres compartir?
    PD: en mi caso la historia del queso la cambié por una de pan ;)

Deja un comentario