Haz click aquí para ver el texto de Mel, y aquí para ver el texto de Sejo.


Atole con el dedo (?)
Mel

No sé si sea la “adultez”, o que al estar fuera de nuestro país hemos estado más pendientes de lo que pasa en el mundo. Así que con las democracias cayendo, el cambio climático, las guerras, la inequidad, el racismo… y un grande etcétera con demasiadas cosas dentro de él, sentimos que ahorita el mundo está para llorar. Pero he llegado a pensar que esa noción puede ser debida a que estamos más pendientes y conscientes de lo que pasa en casi todo el mundo, y es “fácil” obtener esa información; aparte de que no hemos vivido con “responsabilidades” en otra época de nuestras vidas como para realmente comparar (?).

En general, curiosamente también forma parte de ese sentir desalentador la melancolía de las personas mayores de la tercera edad con el cliché (?) de decir que cuando eran jóvenes “¡todo era mejor!”. Cuando siempre ha habido algo que mejorar (o de qué quejarse) y que muy probablemente así no lo sentían en el momento, justo como nosotres ahora. Aparte de que cada generación vive las consecuencias de los actos de las pasadas, claro, buenas y malas. Sin olvidar ni dejar de lado que definitivamente esas consecuencias malas también son parte de esa “mejor época” pasada que añoran.

Algunes pensaran que estamos mejor por la tecnología, por la globalización, pero se acaban a nuestro planeta vorazmente, hasta a las mismas personas que lo trabajan y eventualmente hasta a las que están “arriba” disfrutándolo. Otra cosa que se puede ver como buena es la ONU, los derechos humanos… que si bien sí han logrado varias cosas, dentro de ellas evitar conflictos con la diplomacía; al final al ser liderados por los mismos Estados abusadores del mundo, para los países “tercermundistas” como ellos mismos nos llaman, toda su ayuda es “dar puro atole con el dedo” digo yo. Y no, no creo que deba dejar de exisitir la ONU, es importante que existan organismos del estilo, pero una reforma no le caería mal, ni que acaben con el IMF y el World Bank, por ejemplo.

¿Será que ahorita estamos en un cúmulo de situaciones malas? ¿y antes no eran tantas? …jum, no creo…

¿Este sentir del que hablo es subjetivo? Seguro, pero no todo alrededor lo es, ¿ó sí?

¿Cómo se podría medir? ¿Cómo se podría saber?

Un acercamiento podría ser el que se toma en este video de Kurzgesagt. En resumen, su hipótesis es que hay más paz a pesar de todos los conflictos violentos que existen en este momento, debido a que vivimos en una época en la que han habido menos muertes por los conflictos, no han habido guerras entre países y los logros diplomáticos. Y sí, definitivamente preferiría nacer ahorita y no mucho antes cuando parece ser que les humanes eran más “salvajes”…

Pero que haya un poco más de “paz” no significa que está todo bien y que eso nos da un pase libre para irnos a nuestro sillón a descansar a disfrutar de esa “paz”. Es más, esa indiferencia es la que hace que se mantengan vigentes y por más tiempo todos los abusos y problemas de la humanidad.

 

Vivimos en un mundo en el que nos dan puros atoles con el dedo (si tenemos suerte).

 


 

¿Y en dónde es esto posible? … En Nueva York ¡dónde más!

 


Transporte, Cocina, Abstinencia
Sejo

 

Caminata, bici, metro

Un dia de la semana caminé de la casa a la escuela y de la escuela a la casa. Dos horas en cada trayecto. Me parecía interesante la idea desde hace tiempo; el hecho de probar organizarse de tal manera que la mente pudiera viajar durante dos horas de caminata. Ir lento, en contra de la prisa. Y conociendo de una manera distinta a los trayectos; creo que ya he mencionado cómo es distinto llegar a un lugar en bici respecto a llegar en metro, pues en bici sí “conectas” físicamente los lugares mientras que en metro de pronto apareces ahí. La idea de llegar caminando es curiosa porque se basa en “solo” salir de la casa, caminar, caminar, y seguir caminando hasta llegar. Al alcance de los pies, pues. En ambos trayectos escuché algún podcast durante máximo una hora, y la siguiente fue de enfrentamiento personal, algún tipo de meditación. No que quisiera que fuera enfrentamiento, pero no hay mucho más que hacer sin el estímulo auditivo del podcast o música, y forzándose a no estar consultando las posibles actualizaciones del celular. Qué difícil puede ser estar ensimismado por tanto tiempo, más en estos tiempos de estímulos variados para capturar nuestra atención. Otra diferencia fundamental con la bici, es que caminando simplemente puedes detenerte, y no hay que estar tan al pendiente como sí en la bici, en donde compartes espacio con autos (aunque estés en las vías ciclistas) y por tanto hay que estar con atención a no chocar y/o caerse. Aproximadamente 22 km en total, en la noche y mañana siguiente estaba “muerto”.

El cuerpo no tenía muchas ganas de repetirlo, pero tal vez mentalmente sería buen reto. Como sea, tuvimos unos roomies temporales que afectaron o intervinieron de alguna forma en nuestro horario (y en las dos horas de anticipación que requería para salir), por lo que me fui en bici. Qué interesante y refrescante experiencia de pronto notar cómo los trayectos que el día anterior caminando se veían y sentían sorprendentemente largos (después de acostumbrarse a percibirlos encima de dos ruedas), regresaban a ser breves. Los roomies temporales (invitados de la casa) dejaron sus tarjetas de metro cuando se fueron, y las usamos el viernes. Una semana de caminata, ciclismo y metro. Al elegir prefiero la bici, aunque no deja de atraerme mucho la idea de simplemente caminar.

La temperatura empieza a descender. El lunes de la caminata se sentía como verano, también el martes. Pero ya empezó un viento fuerte, y una menor temperatura. Vuelve a ser necesario rodar con más que solo una playera y shorts.

Cocina
Como bien recordarán (?), estoy tomando una materia llamada Culinary Physics, enfocada en usar a la “comida como sustrato” para hablar de otros asuntos sistémicos, ya sea historia, capitalismo, globalización, pobreza, cultura, familia, etc. Ya tuvimos una primera experiencia en la cocina, siguiendo una receta de Coca-cola en equipos. Yo me sentía preparado, finalmente hemos estado cocinando todo el tiempo que llevamos en esta ciudad (solo como en 5 ocasiones hemos comprado o comido algo previamente preparado por alguien más). Pero ya “a la mera hora”, tanto por el idioma (por los nombres de los ingredientes e utensilios) como por estar con personas cuya pasión es la comida (y estudian Food Studies), me sentí completamente perdido. Tanto en esa experiencia en la cocina, como en la clase en general, es donde más ajeno me he sentido en toda la vida – también por esta cuestión de hablar sobre e identificar sabores, olores, etc, que yo no tengo muy desarrollada. Supongo sale a la luz la completa influencia del patriarcado que me mantuvo alejado de todo eso durante todos los años previos de mi vida. Sea como sea es una sensación muy informativa, me ayuda a entender mejor por ejemplo cómo se siente alguien que siente que no pertenece a todo este asunto de la programación, tanto como para entrar en desesperación y huir. Seguiré informando…

Abstinencia
No he llevado la cuenta, aunque ahora veo que me salí de Facebook el 31 de julio. O sea ya cumplo dos meses fuera, y más tiempo fuera de las otras redes como Twitter o Instagram. Ahora en el regreso a ITP, ha sido genial compartir que algunas otras personas han desactivado o eliminado su cuenta de Facebook. Cada vez sale más a la luz que ninguna de estas herramientas es neutra ni tiene como principal objetivo nuestro bienestar: somos su producto y compiten entre ellas por nuestra atención.
Ideológicamente e intelectualmente estoy bien al respecto. Hay más tiempo para leer, para escribir, para pensar, para escuchar podcasts, ver películas, etc. Como sea, ha sido curioso observar ciertas sensaciones que podríamos decir tienen que ver con un “síndrome de abstinencia”.

Esto ya dejó de pasarme, pero a veces en los momentos de “ocio” (¿más bien en los momentos en los que la tarea del momento es difícil?), sentía el impulso de realizar la combinación de teclas que me llevaría a Facebook: Ctrl+T para abrir una nueva tab, “fa” para empezar a escribir la dirección y que se autocompletara la URL correspondiente, y Enter para ir. Ctrl+T, f+a, Enter. Ahorita escribo al respecto y puedo todavía ver y sentir cómo el reflejo sigue existiendo – puedo seguir la secuencia muy rápidamente.

Algo a nivel más profundo, que apenas Mel me ayudó a detectar, es la abstinencia de la retroalimentación inmediata, por más vacía o simple que fuera en forma de un “like”. Se vuelve extraño estar publicando aquí en el blog, compartir un poco a través de mensajería instantánea (qué difícil me está pareciendo mantener la comunicación por ahí), y no recibir el flujo de estímulos que representan un “sí, te estamos escuchando”. Toda la vida adulta bajo ese modelo, ya tantos años adentro de ese tipo de esquemas, definitivamente te condiciona. Soy afortunado de tener cierto grado de paciencia, y la compañía de Mel, para poder seguir actuando en resistencia a esos modelos.

Tal vez relacionado con eso, es que me ha interesado más el realizar proyectos con grupos de gente – ahorita lo de la Postcards Computer, pero hay otras ideas en mente para el futuro, como platicar con todas las personas de la generación, o escribir un poema multilingüe. Además, reconozco ideológicamente e intelectualmente que la cultura del individuo no nos lleva a muchas cosas buenas. Si puedo contribuir de alguna forma, prefiero hacerlo ya sea facilitando alguna actividad grupal o formando parte de alguna actividad grupal.