Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Haz click aquí para ver el texto de Mel, y aquí para ver el texto de Sejo.


Dinero falso y basura real
Sejo

Reflexiones relacionadas al dinero, sus sistemas y sus implicaciones han venido mucho últimamente – a fin de cuentas queda claro que hay que repensar muchas cosas si queremos llegar como humanidad a finales de este siglo.
Esta semana escuchamos, entre otras cosas, este episodio de Radio Ambulante: Deuda ( http://radioambulante.org/audio/deuda ). Es del año pasado 2016 y habla sobre la deuda de Puerto Rico.
Vale la pena escucharlo, pero en resumen habla de cómo la isla creció económicamente a partir de bonos vendidos a personas locales y extranjeras con la expectativa del progreso (es decir creció a partir de deuda), y cuando eventualmente las ventajas que presentaba el hacer negocios ahí fueron desapareciendo, la deuda se volvió impagable – y las personas que invirtieron en Puerto Rico, incluides residentes, perdieron su dinero. (Ahora con lo del huracán María la cosa ha de estar peor)

El caso es que hace pensar de inicio en las cosas que tenemos solo porque estamos o estuvimos en deuda. Aplica a nivel de individuos, pero también a nivel de empresas y de países.
Curioso porque esa deuda trae consigo un mensaje de esperanza, de que habrá crecimiento y de que eventualmente se podrá pagar, más hablando en cuestiones de inversiones. Digo curioso porque, como ya hemos visto, el asumir un crecimiento infinito en un planeta finito (o universo finito) trae problemas de raíz; antes no nos los habíamos topado pero ahora sí y hace relucir las fallas del modelo.
En el caso de la isla es interesante porque en su naturaleza de isla es más evidente que hay un tope, ¿cómo iba a ser posible crecer indefinidamente para eventualmente pagarlo? (hago la anotación que el problema más grave vino porque el gobierno empezó a usar el dinero de los bonos en cosas que no iban a redituar, definitivamente firmando su sentencia de muerte…)
Pero bueno, al final todos nuestros continentes son islas y todes estamos en este planeta con límites.
¿Qué tanto de toda esta civilización, estos puentes, estas ciudades, estos dispostivos, estos medios de transporte, existen gracias a una deuda, y entonces si hubiéramos sido “honestes” no podríamos tener en realidad?

(Viene al caso hablar de las otras deudas impagables de los países pobres hacia los ricos, y en general de las deudas que todos tienen (?) que todavía hacen más clara la pregunta de qué tanto de lo que tenemos ha sido ficticio)

Y bueno, no soy economista y seguro habrá argumentos al respecto. Pero todo esto viene muy relacionado con el asunto “ambientalista” y también de justicia social.
No solo se ha usado dinero “inexistente” (deudas, subsidios) en el presente para construir toda esta “civilización” (entre comillas porque está en cuestionamiento… más aquí en NYC en teoría estando en la cima de esa civilización, un poco más adelante doy algunas razones), sino que como tal vez ya hemos visto muy repetido han habido costos que no se han tomado en cuenta: costos ambientales, y costos sociales.
Si en todos los países del mundo existieran las mismas regulaciones básicas para garantizar el bienestar de las personas que trabajan por ejemplo en manufactura, entonces ni nuestros dispositivos electrónicos ni nuestra ropa (¿ni nada?) saldría tan “barato” como sale ahora.
¿Tal vez serían productos impagables y por lo tanto no se producirían? Tal vez sí, y eso implica que no es algo que “tendríamos que tener” ahorita, son lujos que realmente no nos corresponden.
Y bueno, si se midiera también el nivel de contaminación, y si todos los países del mundo tuvieran las mismas regulaciones ambientales, definitivamente no podríamos tener ni estos dispositivos electrónicos, ni esta ropa, ni nada (?).

Vamos por la vida creyendo que todo aparece de pronto y sintiéndonos felices de los “precios bajos” que podamos encontrar en objetos que deseamos.
Pero nada es gratis y nada puede costar tan poco si viene de un proceso industrial y viajó cruzando océanos… alguien está perdiendo, es decir las personas que no tienen otra opción más que trabajar ahí, pero también nosotres como personas que no tenemos otra opción más que estar en este planeta que esa omisión de costos está destruyendo.

De la mano con lo anterior, quiero contar que este viernes fuimos de visita con un grupo de NYU a las instalaciones de Action Carting ( http://actioncarting.com/ ) , una empresa que se dedica a manejar los materiales reciclables de otras organizaciones (una de ellas NYU).
Al inicio pensé que era un lugar donde se reciclaba, pero no, ahí separan los materiales que llegan revueltos desde los botes de “reciclaje”, para luego enviarse a reciclar.
Argumentan que es más fácil/conveniente eso de un solo bote (“Single stream”) porque con más separaciones las personas no las siguen; sería raro que no lo defendieran porque de eso depende su negocio (?).
Me parecía interesante el hecho de que fuera una empresa privada haciendo una labor que yo hubiera pensado era pública (también la hace el gobierno, pero supongo que para casos como este no se da abasto).
Ya en el juego que estoy creando (The Waste Game https://escenaconsejo.org/en/tag/the-waste-game/ ) tenía planteada la noción de que el reciclaje no es necesariamente tan mágico como se pinta: a fin de cuentas el proceso requiere máquinas industriales y energía.
No pensamos que el asunto fuera a ser mucho más complejo…

No estoy seguro por dónde empezar a describir la red de complicaciones. Tal vez por el hecho de que como es una empresa privada, lo que los mueve es “the market”; es decir, separan los materiales que tienen compradores (plantas que reciclan dichos materiales).
Estos compradores pueden tener distintos estándares de contaminación permitida o de materiales prohibidos.
Hay pocos compradores de vidrio, por lo que este lugar no lo separa (más sobre el vidrio adelante).
Entre los compradores del cartón y papel, que son sus materiales principales, están China y otros países asiáticos.
O sea que el cartón que se separa ahí en Action, se pone en contenedores que son enviados a través de los océanos para llegar a China, donde lo reciclan (?!).
La persona que nos estaba explicando todo esto, al parecer a cargo de la empresa, nos contó de que les ha pasado que ya que los contenedores llegan ahí, los inspectores de allá encuentran algún problema y entonces se los regresan (?!).

Nos contó que en esa planta procesan 500 toneladas de desechos al día (?!).
También nos habló de la desconexión entre los que hacen empaques y los que los procesan.
Por ejemplo dijo que las latas delgadas de bebidas energéticas no pasan la prueba de tamaño que tienen sus máquinas para separar metal, por lo que se quedan sin reciclar.
O también nos dijo de una nueva (o eso entendí) modalidad de cartón con cera, usada para transportar frutas, verduras, y carnes.
Este cartón se ve como el cartón normal, pero ya los compradores lo están rechazando, por lo que ahora tienen que separarlo para tirarlo.
No hay compradores todavía / no hay usos para ese material.

Ya llegando a esto, una de las grandes sorpresas fue el vidrio.
Notamos que tal vez socialmente lo tenemos en “alta estima” por su posibilidad de reuso y por cómo hacen las botellas eran re-lavadas.
El problema actual es que es muy difícil manejarlo.
Quien nos explicaba nos decía que antes ellos separaban el vidrio, y se ahí se enviaba a otra planta especializada en vidrio, antes de enviarse a reciclar.
El problema es que los que lo reciclaban lo pedían con un grado de limpieza muy difícil de lograr, y entonces se terminaba yendo a los “vertederos” (landfills).
Claro que esto implicaba un gasto innecesario, dado que en vez de haber ido directo a los landfills, fue después de pasar por dos plantas que lo procesaron.
Y aún cuando sí era viable reciclarlo, nos dijo de lo poco eficiente del proceso por las altas temperaturas requeridas para derretirlo; al final salía “al revés” y causaba más impacto y gasto el intentar reciclarlo que el dejarlo ir.
(Aquí viene al caso preguntarse si no habría mejores tecnologías de reciclado de vidrio si hubiera más oferta de vidrio, o al revés, si no las tecnologías de reciclado de plástico son tan efectivas por la gran cantidad de flujo (que no se detiene) de plásticos en todos lados – todo esto dejándolo a decisión del mercado)

A mí esto me deja muchos cuestionamientos sobre estos movimientos del dinero y de la “autorregulación del mercado”.
Sea como sea, y así como quiero abordar en The Waste Game, lo que queda claro es que el problema solo se puede resolver en la fuente, es decir dejando de consumir y/o dejando de producir basura, por más reciclable que sea.
Así como en otros ámbitos como en los que planteaba al inicio, nos sentimos bien por tirar la basura en su lugar y más por reciclarla; es mágico cómo desaparece de nuestras vistas… pero con una visión más amplia el asunto es mucho más complejo, y no nos podemos lavar las manos del asunto tan rápido.

Como dijo Mel, “de verdad muchas cosas tienen que cambiar [para que podamos sobrevivir]”.

Cabe decir, relacionado con lo que tiene que cambiar (entre ellas las metas y expectativas de “éxito”), que esas cantidades de basura son algo de Estados Unidos y más de esta ciudad. Al parecer ( https://www.grownyc.org/recycling/facts ) en NYC se producen 12,000 toneladas de basura cada día. Y viendo más estadísticas de esa página, Estados Unidos produce el 33% de la basura sólida del mundo (me pregunto qué pasaría si se contara todo lo que sus multinacionales produce en otros países, costos ignorados). Acá más información: https://www.theguardian.com/cities/2016/oct/27/new-york-rubbish-all-that-trash-city-waste-in-numbers
Si la supuesta meta neoliberalista es que todos vivieran como se vive en NYC… ¿pues cómo le haríamos?
(digo supuesta porque la real parece ser la completa separación de la clase rica de la pobre… https://www.commondreams.org/news/2017/11/08/three-richest-americans-now-own-more-wealth-bottom-half-us-combined-report )

¿Cómo lograr juntes esa transformación de las expectativas, renunciando a lo que pertenece a la ideología que está destruyendo a nuestro mundo y sociedad?


Lejos y sin redes
Mel

Un cumpleaños lejos y sin redes. Estaba intrigada con lo que pasaría. Era una de las curiosodades a experimentar al estar fuera de esas redes. Pasó lo esperado. Sabía que no recibiría “tantas” felicitaciones, sobretodo al no estar en facebook. Es más solo recibí felicitaciones de mi círculo cercano, lo cual me parece perfecto; aunque dentro de ese círculo cercano, se les pasó a un par u otras me felicitaron ya entrada la noche del día cumpleañero, yo notando que apenitas se acordaron. No es queja, solo observo que esas acciones o inacciones estoy casi segura que no hubieran pasado si Fb hubiera podido recordarles.
Entiendo el mundo en el que vivimos en el momento, y la conveniencia que se busca. Pero como ya he y hemos expresado aquí Sejo y yo, el precio es muy alto y no es fácil darse cuenta. Y en este caso específico una de las posibles conclusiones son las siguientes preguntas a reflexionar: ¿Porqué le estamos dejando nuestra responsabilidad de recordar a esas corporaciones? ¿Porqué le estamos delegando el trabajo de nuestra memoria? ¿Realmente es lo idóneo? ¿Es seguro?

 

¿Y en dónde es esto posible? … En Nueva York ¡dónde más!